Es sabido que en muchos países, históricamente, las personas físicas y morales han utilizado lagunas en leyes y reglamentos aplicables en materia laboral, fiscal y de seguridad social con el objetivo de reducir las contribuciones que tributamos. En el caso de las responsabilidades patronales, muchas empresas de todos tamaños e incluso los gobiernos, utilizaron los esquemas de outsourcing e insourcing que contemplaba la Ley Federal del Trabajo para reducir o incluso eliminar el pasivo laboral, el pago de seguridad social, de contribuciones para el fondo de retiro y el reparto de utilidades a los trabajadores. Fue un esquema legal, pero poco moral por parte de la mayoría de las empresas en México.

 

Hubo muchos efectos negativos […] la falta de identidad entre los trabajadores y la empresa para la cual trabajan.

— Ricardo Guadarrama, experto en info-tecnología —

 

En general, para las empresas, esto permitía generar más utilidades y mayores dividendos a los dueños y accionistas. Sin embargo, hubo muchos efectos negativos y de alto impacto que se perdieron de vista, uno de ellos es la falta de identidad entre los trabajadores y la empresa para la cual trabajan. Lo anterior, impacta directamente en la baja contribución de valor y el desempeño de las personas, así como en altos niveles de rotación de personal que implican costos elevados en los procesos de reclutamiento, selección, capacitación y contratación de nuevos colegas. Otro de los efectos nocivos es la baja calidad en los productos y servicios que las compañías entregan, es evidente que…


 

Para seguir leyendo descarga nuestro ebook, suscribiéndote a nuestro boletín mensual: